Hoy es uno de esos días…

Hoy es uno de esos días

que necesito una piedra de Rosetta

que traduzca uno a uno tus misterios.

Busco y no encuentro las palabras.

Hoy, ignorante de todo,

 siento, solo siento...

Si a alguien le interesa saber qué es la piedra de Rosetta, les cuento que se trata de una piedra que permitió descifrar los jeroglíficos egipcios. Los jeroglíficos fueron utilizados por los antiguos egipcios, pero cuando los griegos los conquistaron introdujeron su propio idioma. Luego fueron los romanos quienes avanzaron y con ellos llegó el latín. Así fue como el lenguaje de los jeroglíficos se fue perdiendo.

Nadie podía descifrar los jeroglíficos y su sistema, ya que no había documentos que dieran pistas sobre la forma correcta de efectuar la traducción. Por lo tanto, quienes quisieran estudiar la historia y la cultura del Antiguo Egipto se encontraron durante siglos con el inconveniente de no saber qué habían dejado expresado.

El 15 de julio de 1799, un capitán francés, Pierre François Bouchard descubre, mientras se encontraba dirigiendo trabajos de construcción para levantar un fuerte, una piedra de basalto que contenía unos grabados. La ciudad, en Egipto, era conocida como Rashid, pero su nombre es Rosetta. Bouchard vislumbró rápidamente la importancia de su descubrimiento accidental y la llevó al Instituto del Egito, lugar dedicado a la investigación arqueológica y que había sido fundado por Napoleón. Al ser derrotados por los ingleses, los franceses en 1803 se marcharon de Egipto dejando el isntituto y todas las reliquias. Posteriormente la piedra fue trasladada al Museo Británico y guardada. Fue Jean François Champolion quién años después pudo descifrar el conocimiento encerrado en esta piedra, ya que conocía tanto el griego como el cóptico y los signos egipcios demóticos. La piedra tenía tres secciones de escritura, una en jeroglíficos, otra en demótico, que era otro idioma que también se utilizaba en Egipto y finalmente, en griego.

Cuando se hace referencia a la piedra de Rosetta es para simbolizar algún problema muy complejo o algo que resulta especialmente dificil traducir. La piedra es como la llave que permite transformar lo oculto en algo distinto y que luego, ese algo distinto, pueda ser adaptado en palabras comprensibles. Sigmund Freud menciona la piedra de Rosetta cuando explica el significado de los sueños.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s