Las 7 reglas del éxito de Steve Jobs

Carmine Gallo es un especialista en comunicaciones que entrena a los empresarios más prestigiosos y exitosos del mundo para mejorar sus herramientas de discurso y para que puedan realizar presentaciones extraordinarias.

¿Sabés quiénes son sus clientes? Gallo ha entrenado a ejecutivos de empresas como Intel, Cisco, Google, Disney, LinkedIn, Univision… alguna de las principales marcas del planeta.

También escribe columnas sobre dirección y comunicación en varios medios, como por ejemplo… Forbes.

Entre sus libros cuenta con varios best-sellers. Pero, sin dudas, los que más me interesan son los que tienen a Steve Jobs como protagonista.

Steve Jobs murió el pasado 5 de octubre y cuesta mucho adaptarse a la idea. Quienes amamos Apple, quienes nos identificamos con el “Think Different”, sentimos más que sabemos las razones por las cuales nos apasionamos por estos productos. La mejor característica que tiene la Mac donde en este momento estoy escribiendo este artículo, es que pasa desapercibida durante mi trabajo. Es una herramienta que me ayuda a crear, no un aparato odioso (y feo) que entorpece mi trabajo con sus cuelgues, su incapacidad de abrir más de tres programas o cinco ventanas a la vez. Quienes quieren crear no pueden perder tiempo resolviendo cuestiones ni de hardware ni de software, necesitan que su trabajo fluya. Eso entendió Jobs y eso imprimió en cada uno de sus productos.

Hoy quiero compartir un pequeño texto de Gallo: “Las 7 reglas del éxito de Steve Jobs”. En muchos sitios en internet aparecen versiones de este texto, tomado de una presentación de Carmine Gallo, pero pocos se “acuerdan” de citar a su autor. Tomé el texto original y les dejo aquí una versión traducida para que lo disfruten.

1. Hacé aquello que ames. Una vez Jobs dijo: “La gente con pasión puede cambiar el mundo para hacerlo mejor”. En otra ocasión también comentó que había conseguido un trabajo como mozo o cualquier cosa, hasta que descubriera qué era lo que realmente lo apasionaba. Esto era, en definitiva, lo que realmente significaba este concepto para él: la pasión lo es todo.

2. Dejá tu huella en el universo. Jobs creía en el poder de la visión. Una vez le preguntó al por ese entonces presidente de Pepsi: “Querés pasar el resto de tu vida vendiendo agua azucarada o querés cambiar el mundo?” A eso se refería con visión, con la amplitud de mirar más allá y a largo plazo.

3. Hacé conexiones. Para Jobs la creatividad consistía en conectar cosas. Para él, la gente que había acumulado experiencia en su vida puede, frecuentemente, ver cosas que los demás no vislumbran. Jobs tomó clases de caligrafía que no tenían ningún tipo de utilidad práctica… hasta que construyó el Macintosh. Viajó por la India y por el resto de Asia. Estudió diseño y hospitalidad, no se metió en una burbuja. Nunca se asustó por conectar ideas de diferentes áreas.

4. Decile no a 1.000 cosas. Jobs decía que se sentía tan orgulloso de las cosas que había hecho Apple como de las que no había hecho. Cuando regresó a Apple en 1997, se hizo cargo de una compañia con 350 productos y los redujo a sólamente DIEZ en dos años. Por qué? De esta forma podía poner un equipo “de primera” en cada producto. A qué deberías decirle que no en este momento???

5. Creá una experiencia totalmente diferente. Steve Jobs también creía que la atención al cliente, la experiencia que se llevaba el cliente, era fundamental y trasladó este concepto a los locales de Apple. Decía que la experiencia de estar en un local de Apple debía ser distinta porque no era que sólo vendieran cajas con un producto, sino que esos productos enriquecían la vida de sus dueños. Toda la experiencia por la que pasamos cuando caminamos en un local de Apple intenta enriquecer de alguna forma nuestra vida, y crea una conexión emocional entre nosotros y la marca Apple. Qué estás haciendo para enriquecer la vida de tus clientes?

6. Se un maestro para transmitir tu mensaje. Podemos tener la mejor idea del mundo, pero si no podemos comunicarla no va a funcionar. Jobs fue el mejor y más grande narrador del mundo empresarial. En lugar de simplemente hacer una presentación como todo el mundo hace, él informaba, educaba, inspiraba y entretenía, todo en la misma presentación.

7. Vendé sueños, no productos. Jobs capturó nuestra imaginación porque realmente entendió a sus clientes… si el uso del iPad hubiera sido complejo, no hubiera fascinado a nadie. El resultado? Sólo UN botón en cada iPad. Es tan sencillo que hasta un niño de dos años puede usarla. Los clientes no se preocupan por nuestro producto, se preocupan por ellos, por sus esperanzas, por sus ambiciones. Jobs nos enseñó que tenemos que ayudar a nuestros clientes a alcanzar sus sueños.

Hay una historia que posiblemente resuma a la perfección la carrera de Jobs en Apple. Una vez un ejecutivo que tenía que llevar adelante una tarea muy especial lo llamó para pedirle que lo aconsejara. “Soñá en grande”, fue su respuesta. Seguramente es el mejor consejo que nos dejó a todos. Ver al genio en la locura, creer en nosotros mismos, creer en nuestra perspectiva, y defender nuestros ideales.

 


One thought on “Las 7 reglas del éxito de Steve Jobs

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s