Cotizaciones

Todo lo que queremos en nuestra vida tiene un precio que debemos pagar. No me refiero a un precio en dinero -que también hay- sino un determinado costo (o inversión, según el caso) que debemos poner de nuestra parte para intentar lograr lo que queremos.

A veces es muy difícil cotizar lo que queremos, determinar el precio.

Una vez que logramos una cotización sólo queda la evaluación y la decisión: saber si estamos dispuestos a “pagar”.

Es una ecuación económica casi, de costos y beneficios: cuánto tenemos que pagar, cuánto y qué es lo que creemos que vamos a obtener. Y en el medio de todo eso se juega el deseo, el querer, el noquerer y las impotencias.

Y aún así, aún cuando estamos dispuestos a pagar, nada nos dice que la operación salga bien.

Siempre hay riesgos.

La vida no es como el mercado. Sus leyes son distintas.

A veces creo que las entiendo. A veces me parece que ya no entiendo nada.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s