Sigmund

El poder del inconsciente es supremo.

Por eso dijeron que Sigmund Freud le dio la tercer gran cachetada imperdonable al Hombre, al decirle con claridad: no sos dueño de tus actos.

Nuestro inconsciente nos desnuda frente a nuestros más legítimos y verdaderos deseos, con nuestros olvidos, nuestros actos fallidos, nuestros chistes, nuestros sueños y nuestros síntomas. O con nuestras enfermedades. Buen ejercicio el del Psicoanálisis.

Un final de análisis te deja dos enseñanzas, durísimas y difíciles para la vida de todos los días: nos vamos a morir y no podemos mentirnos a nosotros mismos.

Hagan de su vida lo que quieran y puedan, pero por favor, no se mientan a si mismos.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s