La importancia del orden en el trabajo

Parece evidente que trabajar en un espacio ordenado es fundamental para que tu trabajo sea mucho más productivo. Pero… todos los días hablo con emprendedores que me dicen que no logran ser ordenados y que trabajan en un total y absoluto caos.

No hace falta convertirse en un obsesionado del orden pero definitivamente es imprescindible para poder trabajar, más aún cuando sos emprendedor y sos el motor de tu actividad y hacés muchas tareas distintas a la vez.

No importa si estás en una oficina, un taller o si tenés que usar un sector de la mesa de la cocina para trabajar, lo importante es que sepas dónde está cada cosa. Más importante que guardar es encontrar cuando necesitás algo!

Te voy a dejar algunas sugerencias para que arranques a poner orden en tu espacio de trabajo:

  1. Para saber dónde está cada cosa y encontrarla cuando la buscás, tu orden tiene que tener sentido. Y ese sentido es el tuyo personal.
  2. Clasificá las cosas: empezá separando según un tema. Primero pensá en grandes temas (por ejemplo, impuestos o herramientas o lo que sea) y después llegará el momento de evaluar si se van formando otras agrupaciones si un tema es demasiado grande.
  3. En general, si pensás tu espacio de trabajo como una línea de producción, las cosas se facilitan. Por ejemplo: si tenés que trabajar en tu mesa o escritorio lo ideal sería disponer a la izquierda los asuntos pendientes, al medio y adelante la agenda del día abierta (es importante para ver qué tenés que hacer si o si en el día) y en el lado derecho, tus “auxiliares”, como puede ser un portalápices. Si trabajás con computadora o celu, eso va a ocupar el espacio frente a vos y al costado tenés que hacer un lugar para tu cuaderno de tareas. Pero si trabajás en una mesada en una cocina, ya sabés que la línea de producción se usa para ordenar el trabajo y evitar la contaminación cruzada… el concepto es el mismo, que durante tu trabajo no se mezclen temas y se traspapelen.
  4. Siempre recomiendo usar un cuaderno para anotar el día a día aparte de la agenda. Podés usar uno sólo si sabés cómo señalarlo para encontrar la información (por ejemplo, con resaltadores o Post it de distintos colores, o con papelitos recortados y pegados). Durante mucho tiempo usé este sistema, después, cuando mi actividad se volvió mucho más compleja, dividí y empecé a usar un cuaderno para cada tema, y realmente la búsqueda de la información se simplificó muchísimo. Pero siempre sigo el mismo estilo: arranco el día poniendo la fecha y a escribir cada vez que surge algo (de esto se va a desprender el punto 6)
  5. Si sos de los que te gusta sólo manejarte con la compu, creá tantas carpetas temáticas como necesites, el concepto es el mismo que el de los cuadernos. El único secreto para encontrar la información que buscamos es tener siempre un buen método de clasificación al guardarla… y recordarlo. Por eso a veces vale la pena invertir tiempo en pensar cómo organizar la información que utilizamos para luego encontrar rápido lo que buscamos. Y si te llevás bien con las planillas del estilo Excel o Numbers, muchísimo mejor todavía.
  6. Armá listas de tareas pendientes! al final del día laboral necesariamente tenés que revisar lo que te quedó pendiente y trasladarlo al día siguiente. Si ves que durante varios días trasladás la misma tarea y siempre la posponés, es hora de analizar por qué razón no estás haciendo eso. Al final de la primer semana que hagas esto vas a poder tener una idea de qué cosas hiciste y no hiciste en tu semana laboral y vas a planificar mejor la próxima. En general yo armo listas para todo, pero la de tareas pendientes es la 1.
  7. Si hoy es todo un caos en tu lugar de trabajo, buscá varias cajas y escribiles el nombre del tema a cada caja. Sin detenerte en cada uno de los papeles que tengas, poné cada papel, carpeta, cosa en la caja del tema que le corresponda. Poder hacer esto y visualmente comprender qué cantidad de trabajo estás organizando te va a ayudar al menos a despejar el sector de trabajo. Después vas a tener que evaluar caja por caja.
  8. Trabajes donde trabajes, dejá en tu mesa/escritorio/mesada lo imprescindible. A mi me ayuda tener una cajita o bandeja auxiliar donde poner elementos o herramientas que necesito para trabajar algo en particular, así es más simple después volver a ordenar todo.
  9. Cerrá tu día laboral revisando tu agenda y armando el día siguiente. Y dejá tu espacio ordenado, arrancar el día ordenando es una invitación al desánimo.
  10. No te amargues si no lo conseguís de una o si no lográs mantenerlo. Volvé a fojas cero todas las veces que lo necesites. En algún momento vas a empezar a notar la diferencia entre trabajar en un espacio ordenado a convivir con el caos y vas a encontrar tu propio estilo de mantener tu propio orden.

Si querés contarme tu caso particular para pensar ideas, escribime a info@lacocinadeines.com o mandame un mensaje directo por Instagram en mi cuenta @lacocinadeines!

Si te gustó este post, compartilo con alguien que creas que lo necesite.

Y para no perderte ninguna novedad…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .