Aprender a decir NO

Hay distintos tipos de límites. Básicamente, el límite es un concepto que implica un «hasta acá». Puede ser un límite geográfico, natural o artificial, un límite legal, un límite mental, etc.

Algunas veces tenemos que aprender a extender los límites mentales demasiado estrechos para lograr nuestros objetivos o para ampliar nuestras posibilidades de permitirnos muchas cosas. Pero hoy no me voy a referir a esos límites.

Hoy quiero pensar en los límites que tenemos que poner en nuestros vínculos para protegernos.

Se te ocurriría vivir en una casa con la puerta de ingreso abierta las 24 horas? Una casa en la cual cualquier persona, animal, hecho de la naturaleza pudiera ingresar en todo momento y hacer lo que quisiera dentro de tu hogar? Aún suponiendo que vivas en una sociedad ideal donde nadie tomaría algo de tu propiedad sin tu consentimiento, seguramente la sola idea de una situación así resulta perturbadora.

Ahora bien: si en tu casa cerrás la puerta, asegurás las ventanas y sólo dejás entrar a quien vos querés… por qué razón a veces te cuesta tanto proteger tu mente del ingreso de pensamientos y sentimientos que pueden ser tan nocivos como que un desconocido se meta en tu casa y use tu baño mientras te estás bañanado (tomate dos segundos para imaginar algo así, sólo dos segundos).

Poner límites para cuidar nuestra mente es absolutamente indispensable. Poder reconocer hasta dónde dejar llegar a determinados pensamientos, sentimientos, personas, situaciones, etc, es crucial para poder vivir una vida saludable y evitarnos muchos conflictos internos y externos.

Llevá este ejemplo tan lejos como quieras. Seguramente de acuerdo a dónde vivas necesitarás o no poner rejas, alarmas, cámaras de seguridad y blindar tus puertas, o no. En lo que respecta a tus sentimientos, pasa lo mismo. Evaluá el ecosistema donde vivís y pensá qué tan amigable es, si estás a salvo o si necesitás una zona segura un poco más eficaz.

Te cuesta poner límites? Te cuesta decir que no? Te pasa que te encontrás en situaciones donde terminás haciendo lo que no querés hacer? Date un momento para pensarlo!

2 pensamientos en “Aprender a decir NO

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.