Gratitud

Cuando me diagnosticaron cáncer, el día que abrí el sobre con la confirmación de la biopsia, un sólo pensamiento me llenó la cabeza: ¿me quedaba todavía una oportunidad?

Cuando estamos inmersos en nuestro día a día, no nos damos cuenta que la vida transcurre y que es hermosa y que cada día, cada hora, cada minuto y cada segundo es una oportunidad. Para hacer lo que queramos. Para ser lo que queramos. A veces la vida nos tiene que dar un knock out, nos tiene que sentar de cul* para que tomemos consciencia que hay un momento en que esas oportunidades se terminan.

Ese día me senté delante de mi querido doc y le pregunté si tenía esa oportunidad. Es lo único que le pedía al Universo.

Pude acceder a una cirugía, a quimio, a radio, a medicación, a una alimentación que me cambió el metabolismo. Hoy además complemento con un tratamiento natural, con Reiki, con meditación, con muchas cosas más. Pero sobre todo aprendí a perdonar, a soltar, a liberarme de lo que cargaba en la mochila, aprendí a quedarme liviana y a centrarme en el valor que tiene estar vivo y lo que vale cada minuto de la vida.

Ese aprendizaje lo pude hacer desde la gratitud. Cómo no despertarme cada día dando las gracias? 

A veces vivimos para trabajar, postergándonos, llenos de miedos y sin darnos cuenta lo rápido que pasa todo. Todos compartimos el mismo destino, un día vamos a dejar este plano. Eso no es lo dramático. Lo dramático es que ese día te sorprenda y te des cuenta que te quedaste sin intentar cumplir tus sueños.

No esperes a que la vida te de un preaviso. Empezá hoy a disfrutar tu aquí y tu ahora agradeciendo que estás viv@ y que esa es la verdadera oportunidad que la vida te da para que puedas decidir cómo vivir. Cada minuto de vida es un minuto donde podes decidir ir por tus sueños.

Que nadie te diga que es imposible.

Qué entiendo hoy por “cocina saludable”?

La vida es dinámica. Cambia todo todo el tiempo. Incluso un mismo concepto que te parece en un momento de tu vida sólido e inamovible, no sólo “puede” cambiar sino que muchas veces que cambie implica que estás evolucionando.

Por eso, el concepto de qué es una cocina saludable también ha cambiado muchísimo a lo largo de los años. Y yo necesitaba tomarme un tiempo para revisarlo y plantearme qué entiendo hoy, agosto de 2022, por una cocina saludable.

Más allá de los distintos tipos de dietas o etiquetas que le pongamos a los alimentos, quiero concentrarme en lo más básico de todo: cosas que son alimento, o sea que nos nutren, y cosas que no.

Este es el primer tamiz bien bien grande, y te puedo asegurar que deja afuera a muchísimas cosas que nos venden como alimentos pero que no lo son. Y si, me refiero fundamentalmente a los productos ultraprocesados.

Así que, con la intención de tener un concepto amplio sobre la cocina saludable, puedo en primera instancia pensarla como la cocina que se aleja de los productos ultraprocesados que nos ofrece la industria alimentaria y se concentra en alimentos reales.

Claro… esto deja muchas más cosas afuera de las que te imaginás. Porque el azúcar blanca y la harina, por ejemplo, son ultraprocesados. Así que vamos a tener que echar mano a la flexibilidad para empezar a delinear mejor el concepto.

Creo firmemente que una cocina saludable es una cocina sin ultraprocesados y sin azúcar. Y al decir “sin azúcar” dejo afuera a todos sus equivalentes, como ser cereales y legumbres. Hay muchas personas que por padecer determinadas enfermedades crónicas necesitan una cocina saludable de estas características. Como por ejemplo los casos de hipertensión, de diabétes, personas cursando cáncer, etc.

También creo que una dieta cetogénica o keto es alimentación saludable y que es la que mayores beneficios aporta a cualquier persona, con o sin enfermedades o patologías de base. Lo mismo que los ayunos intermitentes que practico casi todos los días.

Ahora bien, entre este punto y el otro extremo, hay un camino larguísimo. Y el concepto “cocina saludable” no es estático ni único, sino flexible y adaptable a cada caso particular. Porque evidentemente cada persona es única y tiene particularidades únicas.

Mientras duró mi tratamiento oncológico fases 1, 2. 3 (cirugía, quimio, radioterapia) fui estrictamente keto, meses sin permitidos. Hoy, que curso mi fase 4 (terapia hormonal), soy keto un 90% del tiempo, con un 10% de permitidos. Pero, por qué? Porque vivo en un lugar -Italia- donde la calidad de los alimentos y la forma de preparación de los mismos me permite ser flexible. Y el mejor ejemplo son las pastas y la pizza. Las pastas italianas están hechas con un grano de trigo duro que contiene muchísimo menos gluten que otras. La pizza y el pan italianos tienen procesos de fermentación raramente inferiores a las 72 horas, lo que permite mejorar la calidad de ese producto y bajar notablemente la inflamación que trae aparejado su consumo.

También soy consciente que igualmente el consumo, aunque ínfimo, aislado y poco frecuente, de pastas y pizza me trae como consecuencia un proceso inflamatorio. Pero dentro de la flexibilidad metabólica que hoy puedo permitirme, lo acepto y aplico una mirada mucho más holística a mi propia persona: el placer y la felicidad de compartir un alimento que disfruto profundamente son tan altos que me producen una vibración energética de tan buena calidad que compensa la inflamación que puedan generar en mi intestino. Y luego, al volver a mi dieta de base que es cetogénica limpia en un 90%, mi cuerpo se reconstituye feliz y agradecido.

Por eso, este concepto de alimentación saludable es el que yo vivo en mi día a día y el que considero mejor y más adecuado para todas las personas y en especial para aquellas con determinadas patologías. Si estás leyendo esto o escuchando el video, y estás cursando una enfermedad como el cáncer, te recomiendo desde lo más profundo de mi corazón que te alejes del azúcar en todas sus formas: dulces, harinas, legumbres, frutas y que consultes con un médico oncólogo que entienda sobre alimentación cetogénica, sobre ayunos intermitentes, etc (que los hay y muy buenos, aunque no son la mayoría de los oncólogos lamentablemente).

Todo esto también implica que cuando veo recetas que dicen “sin azúcar” que contienen harina de arroz o de garbanzos, cierto monto de indignación me invade, porque eso implica un grado de ignorancia de quien está vendiéndote una receta “sin azúcar” que puedo entender en un amateur pero no en personas que eligieron como profesión ser nutricionistas o health coachs. Harina de arroz, arroz, garbanzos y similares son metabolizados como azúcares por tu cuerpo, sino, lee las etiquetas y fíjate la cantidad de carbohidratos que contienen estos productos.

Significa esto que tenés que dejar de consumirlos? Depende! Depende del estado de tu salud, depende de como acepta tu cuerpo estos alimentos, depende si tenés sobrepeso, depende si estás en tratamiento por alguna enfermedad!

Significa esto que voy a subir recetas sin estos ingredientes? También depende, porque muchas veces, en ese 10% que me permito de libertad en mi alimentación, consumo alimentos que contienen azúcar o que se metabolizan en azúcar. Por lo tanto, no puedo ser hipócrita y de la misma forma que hoy gracias a mi estado de salud puedo permitirme una salida en la que como lo que tengo ganas sin pensar en mi alimentación cetogénica, también puedo subir recetas para que cada uno, ejerciendo su libre albedrío, coma lo que prefiera.

De hecho, si vas a comer algo con mucha azúcar, y querés que sea lo más “saludable” posible, cocínalo vos mismo con ingredientes que sean alimentos reales! De esa forma, al menos, vas a evitar los ultraprocesados extremos, los saborizantes, los estabilizadores, la larga lista de etc que contienen los productos de la industria alimentaria.

También estoy pensando en implementar un disclaimer avisando el contenido en azúcar y recordándote que el azúcar no es beneficiosa para tu salud.

Espero que estos conceptos te sirvan tanto como me sirvió a mi repensar mi cocina y qué es hoy, agosto de 2022, una cocina saludable y qué tengo ganas de compartir con vos en las redes sociales.

Qué vas a encontrar en la cuenta de Instagram o en el Canal de YouTube? No sólo recetas de cocina sino temas relacionados con una forma de vida más saludable. Quizás te cuente un poco más sobre qué cosas me hacen profundamente bien a mi salud y te cuente qué entiendo hoy por salud, no porque esto sea LA verdad, sino porque esto es mi forma de ver las cosas hoy. Hoy que voy logrando una mirada mucho más holística, más integral, que no sólo tengo en cuenta la salud física y mental sino también la salud espiritual. Algo que me dejó pasar por el cáncer y aprender a vivir “un día a la vez” como tengo tatuado. Algo que me llevó a elegir formarme como master Reiki en lugar de hacer el curso de health coach.

Y siempre teniendo en cuenta que esto es lo que creo firmemente hoy, pero que si, siempre, siempre, siempre, puedo cambiar y seguir cambiando. Porque eso es estar vivo.

Emigrar

Parco delle Pellerina, Torino, Italia

Emigrar. Meter tu vida en un par de maletas (en mi caso fueron más, pero es lo mismo) y levantar vuelo.

Dos días antes de operarme de cáncer de mama le dije a mis hijos que si sobrevivía a esta enfermedad iba a cumplir mi sueño. Hacía años que venía con la idea en la cabeza de irme del país. Si la vida me daba una second chance, tenía que honrarla. Eso fue el 25 de abril del 2021.

Y acá estoy. En Torino, Italia. En menos de un año llegué. Y no estoy sola, estoy con todos mis hijos y mi yerno, con una de mis perras y uno de mis gatos, esperando a instalarme para traer al resto de mi banda.

La vida es demasiado corta para no disfrutarla. Abrí tus alas y volá. Viví. Disfrutá. Te juro que todo eso que te preocupa no vale nada si no estás vivo.

Realmente te querés y valorás?

Esta es una pregunta para hacernos a nosotros mismos: “realmente me quiero?”, “realmente me valoro?”

Te tienta responder que si, pero… vamos!!!! tenés que ser honesta/o con vos mismo!!!!! Siempre te querés? 

Qué sería quererse?

Te digo que NO es…

Yo creía que me quería, pero no. Vivía aferrada a mi pasado, a mis dolores, sin perdonar, sin soltar. Eso no es quererse.

Me hice cosas a mi misma que no se las haría a una persona que realmente quiero. Por un lado era “súper saludable” en mis comidas y hábitos, pero pasé tiempo reprochándome y culpándome por cosas que hicieron otros, como si fuera mi responsabilidad. Pasé tiempo desperdiciando mi afecto en personas que no me querían. Pasé tiempo derrochando tiempo y cariño en situaciones que no valían la pena. Fuí cobarde y no me animé a patear el tablero aunque era lo que necesitaba. Pasé por 6 enfermedades que me decían claramente “TENES QUE FRENAR” y no presté atención hasta que la vida me dió una patada y me despertó con un diagnóstico de cáncer.

Tuve que nacer de nuevo y hoy agradezco la oportunidad (que a veces otros no han tenido)… y quiero honrarla.

El Amor es la fuerza más poderosa del mundo… pero primero tenemos que amarnos a nosotros mismos y tratarnos bien… no hay forma de amar bien a los otros si no nos queremos.

Preguntate de nuevo: te querés? te valorás? Pensalo. Y si dudás y crees que estás haciendo algo que no se condice con el amor a vos misma/o, tomá la decisión de empezar a quererte HOY MISMO.

#amoraunomismo #valorarse #quererse #cuidarse #preguntas

Me diagnosticaron cáncer: y cómo sigue la vida ahora?

Te dejo este video que es el primero de mi nuevo canal en YouTube. Te cuento cómo te cambia la vida el día que te dicen que tenés cáncer… y cómo podés seguir adelante.

Si tenés cáncer o un familiar o amigo o conocido está atravesando esta situación, quizás te sirva escuchar un testimonio, como me sirve a mi los cientos de testimonios que voy recibiendo de personas que pasaron y pasan por esta misma vivencia.

El nuevo canal va a tener el formato de Vlog, video blog, y espero poder sostenerlo junto con el avance de mi tratamiento. Y voy a volver a este espacio para compartir también otros temas psi que te van a servir para mejorar tu calidad de vida y te enfoques en tu salud y en lo que te hace bien.