Ni bueno ni malo

Solemos apresurarnos en calificar los hechos de nuestra vida como “buenos” o “malos”. Y al visualizarlos como “buenos” o “malos”, nuestros estados de ánimo cambian. Si pensamos que algo es “malo” vamos a tender a sentirnos “mal” y lo mismo pasa cuando miramos algo como “bueno”. Y sin embargo hay que tomarse un tiempo, poner una pausa, y dejar que las cosas vayan evolucionando hasta observar sus efectos. Algunos hechos “malos” pueden terminar siendo disparadores de grandes procesos de cambio que traen cosas “buenas”. Podemos elegir sentirnos mal o podemos elegir aceptar el desafío de ser actores protagonistas de nuestra vida y transformadores de cualquier situación en algo mejor.

buenomalo

La crisis según Albert Einstein