Hoy te propongo

Hoy te propongo que respires bien profundo y serenes la mente. Que te hables bien, que te prestes atención y que te escuches.

Para que puedas creer realmente que podés, primero tenés que dejar de boicotearte. Escuchar qué palabras usás para hablarte a vos mismo. Frases como “no puedo”, “soy pésimo haciendo esto”, “no me sale”, “no sirvo para…” lo único que hacen es convencer a tu mente que realmente es así
Si te descubrís diciéndote estas cosas, frená inmediatamente. Si tenés un papel a mano (siempre hay que tener un papel o una libretita a mano) anotá la frase boicotera. Pensá cómo pasarla de negativa a postiva. Frente a un “no puedo” podés decirte: “lo estoy intentando”. A un “soy pésimo haciendo esto” se le contra oferta un “estoy aprendiendo y estoy mejorando”. A “no sirvo para” le podemos proponer un “tengo habilidades para otras cosas”, y así con todas esas frases de castigo que usás con vos mismo.

La frase siempre en presente. El “tengo que…” mete demasiada presión!

No somos perfectos, hay cosas que hacemos mejor y otras no. Y está bueno descubrir y conocer nuestras habilidades y nuestras debilidades. Pero eso es una cosa y otra muy distinta es escuchar a una persona decir “no sirvo para…” porque está poniéndose una barrera que no le va a permitir nunca intentarlo.

A veces es una posición cómoda. Si me digo a mi mismo que no sirvo para algo, no tengo que intentarlo. Pero es mejor ser sinceros con nosotros mismos y reconocer simplemente que no queremos hacer o intentar algo, en lugar de agredirnos. Porque a tu cerebro no le importa que frase viene después del “no sirvo para…”, se programa en ese aspecto, que no servís, que sos malo para, que no te sale y después tiende a aplicar el concepto a otros aspectos de tu vida.

Si vos estás convencido realmente que podés hacer algo, tenés la mitad del camino hecho, porque ya no vas a tener que estar peleando con vos mismo para hacer las cosas. Bastante tenemos con las adversidades del mundo exterior como para sumarnos a nosotros como una adversidad más.

Escuchate, prestate atención, las palabras que usás con vos mismo importan, y mucho!!!!


#motivacion #motivacionpersonal #emprender #emprendedores #inspiracion

La #dopamina ‘pierde’ el título de hormona del placer

La extendida creencia de que la dopamina regula el placer puede pasar a la historia ante los últimos avances científicos sobre la función que cumple este neurotransmisor y que demuestran que lo que regula es la motivación.

La dopamina hace que los individuos se pongan en marcha y perseveren para conseguir algo, ya sea positivo o negativo. Expertos de la Universitat Jaume I de Castellón plantean un cambio de paradigma con importantes aplicaciones médicas.

dopaminaLa revista Neuron publica un artículo de investigadores de la Universitat Jaume I (UJI) de Castellón que revisa la teoría dominante sobre la dopamina.

El artículo plantea una revisión del paradigma basada en datos de diversas investigaciones, incluidas las realizadas durante las últimas dos décadas por la institución en colaboración con la Universidad de Connecticut en EE UU sobre el papel de la dopamina en la conducta motivada en animales.

“Existe la creencia popular, y también científica, de que la dopamina regula el placer y la recompensa, que cuando consigues algo que te satisface liberas dopamina, pero las últimas investigaciones demuestran que este neurotransmisor actúa de forma previa, es el que nos mueve a actuar, se libera para conseguir algo, ya sea evitar un mal o alcanzar un bien”, explica Mercè Correa, coautora del artíc

La investigadora afirma que ha llegado un momento en el que los datos pesan tanto que se plantea un cambio en la teoría dominante. Los estudios realizados en los últimos años demuestran que se libera dopamina tanto por sensaciones placenteras como por estrés, dolor o pérdidas.

Los resultados podrán ser aplicados tanto en patologías relacionadas con la falta de motivación y la fatiga mental, como en aquellas en las que existe una motivación y perseverancia excesiva, como las adicciones.

“Está tan implicada en lo negativo como en lo positivo, pero se han sesgado mucho las investigaciones para solo incidir en lo positivo”, señala Correa. En concreto, en los estudios realizados con roedores se ha demostrado que un animal con unos niveles normales de dopamina se esfuerza para conseguir una recompensa más valiosa a pesar de poder acceder sin ningún trabajo a una menos valiosa.

Sin embargo, si se reducen los niveles de dopamina, el animal toma únicamente el alimento o la recompensa que no le supone esfuerzo y renuncia a alcanzar otra más valiosa. En el caso de la adicción, la dopamina está elevada durante el esfuerzo anticipado que un animal tiene que hacer hasta conseguir la droga. “No está regulando lo que el animal siente cuando toma la droga, si no que está provocando que persevere hasta conseguirla”, indica la investigadora.

Sigue leyendo